La microbiota también cambia en la menopausia

menopausia

Desde el día en que a la mujer le llega la regla hasta que su periodo menstrual se termina para siempre, su vida hormonal es un viaje lleno de subidas, bajadas y cambios en su microbiota y su salud.

La complejidad de todos estos procesos es única del género femenino y, como aseguraba la doctora Di Rocco, es necesaria la perspectiva de género a la hora de pautar tratamientos y estrategias terapéuticas.

También es necesario entender que incluso en la menopausia se producen alteraciones que marcan cómo será el estado de bienestar de la mujer en lo que le resta de vida. Con la menopausia, según el doctor Marcello Romeo, experto en Microbioterapia y PhD en Biomedicina y Neurociencias, “muchas enfermedades crónicas pueden aparecer después de esta fase, debido al descenso de los niveles de estrógenos”.

Por eso, “comprender la microbiota en la salud de las mujeres durante esta fase y modularla de la forma correcta podría ayudar a frenar las disfunciones que puedan aparecer”.

FEMELLEDi Rocco explica que el grosor de la mucosa intestinal, conocida como epitelio, disminuye con la llegada de la menopausia. “Segregamos menos moco y menos glucógeno, que es indispensable para el crecimiento de las bacterias. Esto provoca que se reduzca el número de lactobacilos y que se modifique nuestro Ph”.

La ginecóloga aconseja que se lleve a cabo una terapia probiótica, porque “mejora bastante la secreción de moco por parte de la mucosa e incluso de inmunoglobulina A, con lo que se reducen las posibilidades de contraer enfermedades, como infecciones o neoplasias”, termina.

Licencia de Creative Commons

error: Content is protected !!