Microbiota intestinal, neuroinflamación y Alzheimer

Neuroinflamación

Se han encontrado alteraciones en la composición de la microbiota en numerosas patologías, entre ellas, la Enfermedad de Alzheimer. Los estudios que se han realizado hasta el momento demuestran que la neuroinflamación típica de los pacientes con Alzheimer puede depender, en parte, de un estado de disbiosis intestinal. Esto abre la vía a nuevas investigaciones.

Microbiota, intestino: segundo cerebro

Gracias a las numerosas evidencias científicas que han sido publicadas en los últimos tiempos, el intestino ya se considera como el órgano sede de un “segundo cerebro”, dotado de “inteligencia” y de “capacidad emocional” propia.

Las más de 100 millones de neuronas que están presentes en nuestro intestino delgado, sumadas a las que se encuentran en los niveles esofágico, estomacal e intestinal, superan con creces a la población neuronal de nuestra médula espinal.

El cerebro entérico y el cerebro superior están involucrados en una comunicación bidireccional continua, gracias a la función que ejercen las sustancias producidas por nuestras bacterias intestinales.

En condiciones de buena salud, el predominio de las bacterias amigas, una barrera intestinal intacta y la inmunidad innata sana son capaces de controlar el crecimiento excesivo de las bacterias enemigas en el interior de nuestro intestino, contribuyendo a una mejora de la funcionalidad del eje intestino-cerebro.

En condiciones de estrés y/o de enfermedad, la disbiosis puede influir negativamente en el intestino, provocando una funcionamiento inadecuado del eje intestino-cerebro, con importantes consecuencias negativas en el funcionamiento del sistema nervioso central.

Disbiosis y eje intestino-cerebro

Si hay estrés o enfermedad, la disbiosis puede influenciar negativamente en el intestino, afectando al eje intestino-cerebro y, por consiguiente, al sistema nervioso central.

El Microbioma intestinal puede producir cientos de metabolitos, muchos de los cuales, además de ser utilizados por él mismo, son excretados de nuestro intestino para actuar en órganos distantes a él.

Esto es lo que hace del Microbioma un órgano más heterogéneo, desde el punto de bioquímico, en comparación con los otros órganos endocrinos del ser humano. Su complejidad bioquímica y molecular es, incluso, superior a la de nuestro cerebro, ya que, del mismo modo, produce neurotransmisores.

Los más de cuatro millones de metabolitos sintetizados por la Microbiota Intestinal son capaces de interactuar con nuestro sistema inmunitario, induciendo a una inflamación de bajo grado (inflamación silenciosa), que es capaz de determinar la aparición de obesidad, diabetes, síndrome metabólica, patologías cardiovasculares y patologías neurodegenerativas.

Microbiota y alzheimer

Se han encontrado alteraciones en la composición de la microbiota en numerosas patologías, entre ellas, la Enfermedad de Alzheimer. Los estudios que se han realizado hasta el momento demuestran que la neuroinflamación típica de los pacientes con Alzheimer puede depender, en parte, de un estado de disbiosis intestinal.

En los pacientes con patologías neurodegenerativas (Parkinson, Alzheimer) se ha demostrado la presencia de disbiosis intestinal y de una permeabilidad alterada de la mucosa y de la barrera hematoencefálica.

El estado de disbiosis intestinal se caracteriza de manera particular en estos pacientes por una reducida presencia de las bacterias productoras de los ácidos grasos de cadena corta, como por ejemplo el ácido butírico.

Probióticos y ácidos grasos en Alzheimer

Los estudios confirman la importancia de estos ácidos grasos de cadena corta (ácido butírico) en la modulación del eje intestino-cerebro.

La reducida producción de SCFA (propionato y butirato) comprometen la permeabilidad intestinal y la de la barrera hematoencefálica, permitiendo la filtración de sustancias inflamatorias, capaces de contribuir al daño del cerebro.

La toma de probióticos y prebióticos personalizada y dirigida ya ha demostrado conseguir corregir el estado de disbiosis intestinal, mejorando la capacidad cognitiva de los pacientes con Alzheimer.

  • #NBlog
La obesidad, tratamiento y estudio piloto con probióticos

La obesidad, tratamiento y estudio piloto con probióticos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los probióticos son microorganismos vivos que confieren un beneficio a la salud cuando son suministrados en cantidades adecuadas. Las especies de Lactobacillus y Bifidobacterium son las más utilizadas como probióticos, pero también...
Leer más
Dermobiota: la microbiota de la piel

Dermobiota: la microbiota de la piel

La piel es el órgano más extenso del ser humano, actuando como protección física, química y biológica ante agresiones externas. Estudios recientes basados en análisis de ADN revelan la existencia de ecosistemas microbianos cutáneos que se caracterizan por una gran...
Leer más
Resistencia a la insulina, consecuencia síntomas y tratamiento

Resistencia a la insulina, consecuencia síntomas y tratamiento

En las últimas décadas asistimos a un incremento casi exponencial de los casos de sobrepeso, obesidad, diabetes, síndrome de ovario poliquístico… y todo lo que estas disfunciones conllevan. Se habla de una relación entre estos, la resistencia a la insulina y la Microbiota.
Leer más
  • Puede que también te interese
Estroboloma, bacterias y hormonas femeninas

Estroboloma, bacterias y hormonas femeninas

El estroboloma es el conjunto de bacterias capaz de modular la circulación enterohepática de los estrógenos y así influir en los niveles circulantes de estas hormonas y en su excreción. Las bacterias del estroboloma producen beta-glucuronidasa, una enzima...
Leer más
Sinbióticos

Sinbióticos

Hemos hablado de probióticos y de prebióticos, pero también existen los sinbióticos. ¿Sabes qué son? El término fue acuñado en 1995 por los investigadores Gibson y Roberfroid, que describieron de esta manera la acción sinérgica que pueden ejercer los prebióticos y los probióticos combinados.
Leer más
Microbiota Pulmonar: el Eje Intestino-Pulmón

Microbiota Pulmonar: el Eje Intestino-Pulmón

Con una superficie de 75 metros cuadrados y una exposición directa al ambiente, los pulmones se encuentran entre los sitios más expuestos a la llegada de bacterias, virus y hongos. En el pasado, los estudios subrayaron la esterilidad absoluta, en condiciones no...
Leer más

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Contenido protegido