Formas Tecnológicas

Molécula

Iº Generación tecnológica: Bacterias “desnudas”

Es la más antigua y primitiva. La bacteria se separa de su sustrato de cultivo mediante centrifugación o ultrafiltración, se coloca sobre un soporte alimenticio que ha sido deshidratado (normalmente maltodextrina) para su congelación al vacío (freeze-drying o liofilización) por la que surge una especie de hibernación o letargo del que se “despertará” tras ser introducido en nuestro sistema gastrointestinal donde se re-hidrata y encuentra las condiciones adecuadas y la comida necesaria para proliferar y formar colonias activas. En el estado de hibernación (liofilizado) el probiótico está en condiciones muy delicadas, teniendo que permanecer en un campo de humedad estrecho de entre el 2%-5%; con más de un 5% de humedad se despierta y no encontrando comida muere, por debajo del 2% de humedad se deshidrata completamente pasando del letargo a la muerte. Si bien en microbiología no se usa como unidad de medida la humedad, sino la llamada “Aw” (Activity of water).

PRIMERA_GENERACION

A la luz de lo expuesto es evidente que los probióticos temen:

  • Humedad: ya que se re-hidratan: por lo que es dañino conservarlos en cajas abiertas o junto con sustancias con una humedad superior al 5%.
  • Temperatura y la luz solar: ya que el calor los deshidrata llevándolos por debajo del 2% de humedad
  • Presión mecánica: ya que siendo frágiles pueden morir por la presión mecánica ejercida, por ejemplo, por una máquina compresora para pastillas. La cápsula de gelatina o la bolsa hermética monodosis son los mejores métodos de conservación, por el contrario, hacerlas en pastilla mataría alrededor del 60% de su cantidad.

IIº Generación tecnológica: Probióticos DDS (Drug Delivery System)

Este método consiste en proteger el contenido de la cápsula de gelatina (los probióticos) del efecto deletéreo de la acidez gástrica (pH 1-2) mediante una capa “barniz” de la cápsula con un revestimiento resistente al ácido (a base de derivados de celulosa o copolímeros de ácido metacrílico): se habla de “gastrorresistencia” o de “enteroprotección”. El revestimiento se deshace en ambiente alcalino, el del intestino delgado, permitiendo la salida de los probióticos de la cápsula directamente en el ambiente idóneo para su supervivencia.

El sistema DDS, tal y como indica su nombre, está reservado por ley exclusivamente a los medicamentos (Drugs) y no para los complementos alimenticios, nombre bajo el que se comercializan la mayor parte de los probióticos.

molecula2

IIIº Generación tecnológica: Bacterias microencapsuladas con revestimiento mono o de doble estrato

La microencapsulación (MI) consiste en el revestimiento de los probióticos (en polvo) mediante un líquido gelatinoso que se seca y que reviste a cada grano formando una especie de revestimiento individual gastrorresistente. Sin duda se trata de un proceso, respecto a las bacterias “desnudas”, de una eficacia casi idéntica al sistema DDS, pero sí factible de uso en el campo de los complementos alimenticios.

TERCERA_GENERACION

La única crítica que se puede hacer a este sistema (que permite resistencia al ácido, a la temperatura, a la presión mecánica y a la humedad) es que el revestimiento no es completamente uniforme para todos los microglóbulos y que las bacterias envueltas en cada microglóbulo pueden variar de pocas unidades a varios centenares: esto hay que tenerlo presente en el momento en que se hará el análisis del número de unidades que forman la colonia (UFC), es decir, en el momento de titular la materia prima contenida (polvo). Normalmente los microglóbulos se agrupan en cápsulas de gelatina normales, pero también se pueden presentar en forma de pastillas o tabletas ya que son resistentes a la acción mecánica.

IVº Generación tecnológica: “supercepas” bacterianas “desnudas” de alta prestación (High Performance)

Mediante la selección genética tradicional (no trasgénica, sino natural) tal y como se ha hecho en los últimos siglos con plantas y animales, se ha conseguido en los últimos años seleccionar y reproducir mediante un cultivo industrial cepas probióticas especialmente activas y resistentes que, en cuanto a su reviviscencia, shelf-life (conservación), resistencia al estrés mecánico, resistencia a la acidez gástrica y eficacia de la acción probiótica desarrollada, son los campeones en el sector.

La microencapsulación ya no es necesaria por su “High Performance” y sus prestaciones son sorprendentemente buenas.

CUARTA_GENERACION
error: Content is protected !!