Omega-3 de elevada biodisponibilidad - DHAneo | Nutribiótica

Omega-3

¿Qué es el Omega-3?

Los ácidos grasos Omega-3 y 6 son un grupo de ácidos grasos poliinsaturados esenciales de cadena larga. Tal y como ocurre con los ácidos grasos de cadena corta, que también juegan un importante papel en nuestra salud, los Omegas no pueden ser sintetizados directamente por nuestro cuerpo, por lo que es necesario obtenerlos por la dieta.

¿De dónde viene?

La familia de los Omega 3 deriva del ácido α-linoleico, ALA en siglas. El ALA dará lugar a dos tipos de ácidos:

El ácido eicosapentaenoico (EPA)

El ácido docosahexaenoico (DHA)

El Omega-3 y los triglicéridos

Los Omega 3 pueden encontrarse de diversas formas: como ácidos grasos libres, como triglicéridos o como ésteres etílicos. Según la forma que presenten, cambiará su biodisponibilidad.

Cuando los Omega 3 aparecen como triglicéridos su biodisponibilidad es mucho mayor, porque estimulan la secreción de lipasas (un tipo de enzima que ayuda a que el organismo pueda absorber las grasas) de forma natural.

Dieta y Omega-3

Tal y como hemos dicho, el Omega 3 no es sintetizado por el cuerpo, de tal manera que hay que obtenerlo por la dieta. Sin embargo, el tipo de dieta occidental que caracteriza a nuestra sociedad presenta una ratio de Omega 6 y Omega 3 poco saludable. 

Según los datos, esta ratio está en 20:1, frente a la proporción de 1:1 que se lograba con las dietas ancestrales. Este desequilibrio puede dar lugar a un proceso de inflamación crónica, que está relacionado con:

Incremento del riesgo cardiovascular

Trastornos neurológicos

Patologías autoinmunes

¿Y cómo adquirimos los EPA y los DHA con la dieta? Los pescados grasos y las algas son los que mayor concentración presentan. En cuanto al α-linoleico, se encuentra sobre todo en frutos secos y semillas, como la chía, por ejemplo.

En lo que respecta al pescado, la cantidad de Omega 3 depende de diversos factores, como son:

1) El origen, si es salvaje o de piscifactoría

2) La época del año

Omega-3

Funciones

El Omega 3, igual que el 6, es fundamental para la formación de eicosanoides, un grupo de moléculas de carácter lipídico. Entre sus funciones, podemos destacar:

Modulación de procesos inflamatorios

Vasoconstricción

Agregación plaquetaria

Modulación de la respuesta inmune

Crecimiento celular

Suplementación

La Asociación Americana de Cardiología propuso para pacientes con niveles elevados de triglicéridos una suplementación de entre 2 y 4 gramos al día de EPA y DHA.

Por su parte, la OMS recomienda para adultos entre 0,3 y 0,5 gramos de estos Omega 3 al día, con un mínimo de 250 mg diarios. En niños, el mínimo que se propone es de 100 mg/día de EPA y DHA, mientras que en el embarazo y la lactancia los requerimientos de estos Omega 3 deben ser superiores.

Omega-3

Omega-3 y microbiota

La dieta es uno de los grandes moduladores de la microbiota y, sin duda alguna, el Omega 3 tiene un papel fundamental en su equilibrio y cuidado.

Se han analizado los cambios en la composición de la microbiota en personas que se suplementan con Omega 3 y se han observado cambios específicos:

excerpt

Descenso en el ratio Firmicutes/Bacteroidetes

excerpt

Descenso del género Faecalobacterium

excerpt

Incremento del género Roseburia