#NBlog

Microbiota y disbiosis

La fatiga crónica también tiene relación con la microbiota

por | Mar 27, 2019 | Microbiota y Disbiosis

El Síndrome de Fatiga Crónica es una enfermedad que resta capacidad a las personas que la sufren para realizar las actividades cotidianas que conllevan cierto esfuerzo. Su tratamiento no siempre es sencillo, aunque cada vez aparecen nuevas formas de abordar la patología. Una de ellas tiene como protagonista a la microbiota; después de que infinidad de estudios demostrasen que el 90% de las personas que padecen fatiga crónica también sufren el Síndrome de Intestino Irritable. Esto evidencia, además, la implicación del aparato gastrointestinal en patologías extra intestinales.

Estudios sobre la relación entre microbiota y fatiga crónica

Investigadores del Center for Infection and Immunity de la Universidad de Columbia llevaron a cabo un estudio con 50 pacientes afectados por ambas dolencias, a los que estudiaron el ADN bacteriano intestinal.

Los resultados mostraron la existencia de un enterotipo específico en estos pacientes, es decir, de una especie de ‘huella bacteriana’, caracterizada por una disminución muy significativa de Faecalibacterium prausnitzii.

Precisamente, esta especie bacteriana ha demostrado ser una de las que más acción antiinflamatoria ejerce a nivel intestinal.

Disbiosis y Síndrome de la fatiga crónica

Frente a la reducción de Faecalibacterium prausnitzii, hay una presencia más elevada en la microbiota de los pacientes con fatiga crónica y SII de Roseburia, Clostridium o Ruminococcis, además de Corpococcus y Corpobacillus, “hasta el punto de que podrían ser considerados como potenciales biomarcadores bacterianos”, afirman los investigadores.

La especie bacteriana Faecalibacterium prausnitzii ha demostrado ser una de las que más acción antiinflamatoria ejerce a nivel intestinal.

Probióticos en fatiga crónica

Gracias a este estudio y al conocimiento de qué especies componen la microbiota de las personas que padecen Síndrome de Fatiga Crónica, se pueden establecer integraciones probióticas específicas, ayudando a los pacientes a mejorar su estado de bienestar.

Sin embargo, es importante que las integraciones probióticas se hagan con productos que cumplan las características que necesita un probiótico para poder ser utilizado de forma terapéutica: que sea de derivación humana, que sea resistente al ácido del estómago y que tenga la capacidad de formar colonias en el intestino.

Bibliografía
  • Chronic fatigue syndrome linked to imbalanced microbiome. Microbiome 2017

Nutribiótica está compuesta por un amplio equipo médico y científico que trabaja para divulgar de manera sencilla, atractiva y adaptada a todos los públicos contenido relacionado con la microbiota, la salud y el bienestar.

¿Quieres estar al día de todo nuestro contenido?

¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibirás antes que nadie artículos, capítulos de podcast, datos de interés, novedades y mucho más!

error: Content is protected !!