Infección de orina en verano

Infección de orina

La infección de orina es un problema relativamente frecuente, especialmente en mujeres. Alguna vez a lo largo de su vida, es normal que una mujer sufra un episodio de esta índole, pero la incidencia aumenta en época estival. En este artículo, te contamos por qué es tan común la infección de orina en verano y cómo podemos prevenirlas.

¿Qué es una infección de orina?

La infección de orina o infección del tracto urinario (ITU) es un problema de salud muy frecuente, entre el 50 y el 60 % de mujeres premenopáusicas ha sufrido o sufrirá una ITU a lo largo de su vida, y un 20 % de ellas sufre ITU de repetición.

Se producen por la entrada en la uretra de bacterias patógenas, con capacidad de infectar las vías urinarias, donde comienzan a multiplicarse sin control.

Podemos distinguir varios tipos en función de dónde se localicen y/o si son sintomáticas o no:

  • Bacteriuria asintomática: presencia de bacterias en la orina en cantidades superiores a las normales, pero sin producir ningún tipo de síntoma.
  • Uretritis: afecta a la uretra, que es el tramo de las vías urinarias que conecta el sistema urinario con el exterior.
  • Cistitis: por infección en la vejiga urinaria, es la forma más frecuente.
  • Prostatitis: por infección en la próstata, obviamente afecta exclusivamente a los varones.
  • Pielonefritis: Es la forma más grave y menos frecuente, y afecta al riñón y pelvis renal.

Nota: el sufijo -itis hace referencia a inflamación por el motivo que sea, es decir, que existen otros tipos de uretritis, cistitis, prostatitis y pielonefritis, que implican inflamación de la región anatómica correspondiente y cuya causa no es infecciosa

¿Qué síntomas produce?

Los síntomas más frecuentes constituyen lo que conocemos como síndrome miccional, que no es patognomónico de infección de orina (puede estar presente en otras situaciones), pero sí muy sugestivo:

  • Polaquiuria: aumento de la frecuencia en el número de micciones durante el día y/o la noche (en este caso se llama nicturia), pero en volúmenes normales o inferiores a lo normal. 
  • Disuria: dolor, escozor o ardor al orinar, lo que contribuye a que la micción sea difícil y/o incompleta.
  • Tenesmo vesical: deseo imperioso de orinar, que obliga a hacerlo constantemente sin conseguirlo en muchas ocasiones.
  • Urgencia miccional: sensación de no poder contener la orina y tener la necesidad de orinar lo más rápidamente posible.
  • Molestias/dolor abdominal: localizado en el hipogastrio (bajo vientre)

Hablamos de síndrome miccional cuando aparece uno o más síntomas de los anteriores, pero además de ellos, pueden estar presentes los siguientes, que tampoco son exclusivos de las ITUs:

  • Hematuria: presencia de sangre en la orina.
  • Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal. Este síntoma no es exclusivo de las cistitis, pudiendo aparecer también en caso de candidiasis vaginal u otras afecciones.
  • Orina turbia: oscura o con mal olor.
  • Fiebre, dolor en fosas renales, mal estado general, dolor de cabeza, dolor muscular o articular…ante la presencia de estos síntomas debemos descartar una pielonefritis entre otras posibilidades, especialmente si se acompaña de síndrome miccional.

Si presentas alguno o algunos de estos síntomas es conveniente que consultes con un profesional que evalúe tu caso particular, confirme el diagnóstico y establezca la estrategia terapéutica más apropiada, recuerda que la automedicación no debe ser una opción.

Enterelle y femelle, probióticos humanos de cuarta generación

¿Qué factores influyen en su aparición y por qué afecta en mayor medida a las mujeres?

El sistema urinario está preparado para impedir el acceso de microorganismos patógenos a la uretra, pero a veces fallan los mecanismos de defensa, y en este fallo influyen diversos factores:

  • Anatomía: la longitud de la uretra influye. Cuanto más corta sea, menos distancia deben recorrer los microorganismos patógenos desde la piel hasta la vejiga, lo que favorece la aparición de infecciones en mujeres, cuya uretra es más corta que la del hombre.
  • Actividad sexual: las bacterias intestinales pueden estar presentes en el periné incluso aunque mantengamos una higiene adecuada. Durante las relaciones sexuales coitales, el roce cutáneo facilita la llegada de bacterias intestinales al meato urinario, muy cercano a la vagina, y ese mismo roce puede favorecer cierta irritación cutánea que provoque una mayor sensibilidad de la piel y la entrada de bacterias a la uretra. A la infección del tracto urinario que se produce en las mujeres entre 24 y 72 horas después del coito se la conoce como cistitis postcoital y hace años se la llegó a llamar “cistitis de la luna de miel”
  • Algunos métodos anticonceptivos, como el diafragma o los espermicidas, pueden suponer un mayor riesgo de ITUs.
  • Menopausia: la reducción en los niveles de estrógenos produce cambios en las mucosas genitales y en las vías urinarias que también pueden favorecer las infecciones. 
  • Otros factores de riesgo menos frecuentes: anomalías y/u obstrucciones en las vías urinarias (congénitas o no), uso de catéter urinario, cirugías y/o exploraciones de las vías urinarias recientes, depresión del sistema inmunitario por distintos motivos.

¿Qué papel tiene la microbiota en la aparición de infección de orina?

La alteración de la microbiota intestinal se ha relacionado con múltiples patologías locales,

La microbiota vaginal es muy específica y favorece condiciones especiales, como el mantener un pH más ácido que en el resto de la piel y mucosas, lo que ayuda a prevenir infecciones tanto urinarias como vaginales, entre otras muchas funciones.

Un desequilibrio en la microbiota vaginal puede no ser capaz de frenar la proliferación y colonización por parte de microorganismos patógenos en la zona, lo que supone un factor de riesgo para la aparición de ITUs. 

Se ha comprobado que la microbiota de mujeres que padecen ITUs de repetición está alterada, con una escasa presencia de Lactobacilos y una mayor presencia de Cándida o E.Coli.

Factores como el uso de jabones íntimos no respetuosos con el pH vaginal, un exceso de limpieza, las duchas vaginales con jabón, el uso de salvaslip que dificultan la transpiración y favorecen una mayor humedad en la zona, las relaciones sexuales con varias parejas, la toma de ciertos fármacos como antibióticos o anticonceptivos orales, las dietas ricas en azúcares libres y productos ultraprocesados etc, pueden alterar la microbiota vaginal, favorecer disbiosis e incrementar el riesgo de infecciones urinarias.

¿Es cierto que aparecen con mayor frecuencia en verano?

La respuesta es sí, la infección de orina es recurrente en verano y esto es debido a varios factores:

-Las altas temperaturas favorecen que exista cierto grado de deshidratación y, como consecuencia, una orina más concentrada y una menor frecuencia miccional.

-El aumento en la humedad en el área urogenital de forma secundaria al calor y la mayor sudoración puede alterar la microbiota vaginal normal, favoreciendo la proliferación y crecimiento de bacterias patógenas con capacidad de alcanzar las vías urinarias. No existe evidencia científica acerca de que la humedad derivada de permanecer un tiempo con el traje de baño mojado tenga el mismo efecto.

-Durante esta época del año suele aumentar la frecuencia en las relaciones sexuales, lo que como ya hemos comentado, puede favorecer la aparición de infecciones urinarias.

¿Cómo podemos prevenir la infección de orina en esta época del año?

Existen varias medidas que pueden ayudar a prevenir la aparición de la infección de orina en esta época del año.

  • Mantener un adecuado estado de hidratación y orinar con regularidad ayuda a eliminar microorganismos patógenos.
  • Una higiene genital adecuada, utilizando jabones neutros si es preciso, y evitando el uso excesivo de jabones, productos con perfumes, salvaslip o ropa muy ajustada que favorezca la humedad ayuda a mantener la microbiota de la zona en equilibrio.
  • Orinar siempre después de mantener relaciones sexuales coitales permite eliminar patógenos que hayan podido alcanzar la uretra.
  • Tras la defecación es importante que la limpieza de la zona se realice desde delante hacia atrás, para evitar el paso de microorganismos desde la región perianal a la vagina y uretra.
  • Y por supuesto cuidar tu microbiota con las medidas que siempre recomendamos: alimentación prebiótica y antiinflamatoria, ejercicio, sueño reparador, contacto con la naturaleza, interacción social, evitar el consumo de tóxicos etc.
  • En ocasiones, puede ser recomendable el uso de Microbioterapia y/u otros suplementos de forma preventiva, especialmente en aquellas personas que sean más propensas a padecer ITUs o que padezcan una disbiosis. Cepas específicas como Lactobacillus jensenii, Lactobacillus plantarum o Lactobacillus rhamnosus han mostrado su efectividad tanto en la prevención como en el tratamiento de la infección de orina. Consulta con tu profesional sobre las opciones más adecuadas en tu caso… ¡Y disfruta del verano!
Bibliografía
  • Hudson PL, Hung KJ, Bergerat A, Mitchell C. Effect of Vaginal Lactobacillus Species on Escherichia coli Growth. Female Pelvic Med Reconstr Surg. 2020 Feb;26(2):146-151. doi: 10.1097/SPV.0000000000000827. PMID: 31990804.
  • Atassi F, Brassart D, Grob P, Graf F, Servin AL. Vaginal Lactobacillus isolates inhibit uropathogenic Escherichia coli. FEMS Microbiol Lett. 2006 Apr;257(1):132-8. doi: 10.1111/j.1574-6968.2006.00163.x. PMID: 16553843.
  • Daniel M, Szymanik-Grzelak H, Turczyn A, Pańczyk-Tomaszewska M. Lactobacillus rhamnosus PL1 and Lactobacillus plantarum PM1 versus placebo as a prophylaxis for recurrence urinary tract infections in children: a study protocol for a randomised controlled trial. BMC Urol. 2020 Oct 23;20(1):168. doi: 10.1186/s12894-020-00723-1. PMID: 33097017; PMCID: PMC7583233.
  • Cianci A, Cicinelli E, De Leo V, Fruzzetti F, Massaro MG, Bulfoni A, Parazzini F, Perino A. Observational prospective study on Lactobacillus plantarum P 17630 in the prevention of vaginal infections, during and after systemic antibiotic therapy or in women with recurrent vaginal or genitourinary infections. J Obstet Gynaecol. 2018 Jul;38(5):693-696. doi: 10.1080/01443615.2017.1399992. Epub 2018 Mar 12. PMID: 29526145.
probioticos humanos cuarta generacion bromatech
  • #NBlog
Microbiota Pulmonar: el Eje Intestino-Pulmón

Microbiota Pulmonar: el Eje Intestino-Pulmón

Con una superficie de 75 metros cuadrados y una exposición directa al ambiente, los pulmones se encuentran entre los sitios más expuestos a la llegada de bacterias, virus y hongos. En el pasado, los estudios subrayaron la esterilidad absoluta, en condiciones no...
Leer más
¿Qué es el vaginoma? El microbioma de la vagina

¿Qué es el vaginoma? El microbioma de la vagina

Cuando pensamos en la microbiota, casi siempre nos imaginamos a las bacterias que habitan nuestros intestinos. Pero a día de hoy sabemos que los microorganismos están «esparcidos» por todo nuestro organismo. De hecho, existen diferentes comunidades...
Leer más
El cáncer y la alteración de la microbiota

El cáncer y la alteración de la microbiota

La alteración de la microbiota intestinal, o disbiosis, puede afectar negativamente al metabolismo tanto intestinal como a la función del sistema inmune, desencadenando procesos de carcinogénesis tanto a nivel local como a distancia. La Dra. Sari Arponen nos explica que relación hay entre microbiota y cáncer.
Leer más
  • Puede que también te interese
Fatiga crónica: qué es, tratamiento y su relación con la microbiota

Fatiga crónica: qué es, tratamiento y su relación con la microbiota

El Síndrome de Fatiga Crónica es una enfermedad que resta capacidad a las personas que la sufren para realizar las actividades cotidianas que conllevan cierto esfuerzo. Su tratamiento no siempre es sencillo, aunque cada vez aparecen nuevas...
Leer más
OMEGA 3: qué es, para qué sirve, beneficios y propiedades

OMEGA 3: qué es, para qué sirve, beneficios y propiedades

Los ácidos grasos esenciales OMEGA 3, son ácidos grasos poliinsaturados que se encuentran en los animales marinos de agua fría cómo la sardina, la anchoa, el salmón, el arenque, el atún, el calamar, ciertas algas o el krill.
Leer más
Sinbióticos

Sinbióticos

Hemos hablado de probióticos y de prebióticos, pero también existen los sinbióticos. ¿Sabes qué son? El término fue acuñado en 1995 por los investigadores Gibson y Roberfroid, que describieron de esta manera la acción sinérgica que pueden ejercer los prebióticos y los probióticos combinados.
Leer más

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Femelle
Contenido protegido